Autocompasión: "Todos fuimos bebés alguna vez"

Recuerdo la primera vez que sostuve a un bebé recién nacido. Recuerdo la sensación en mi corazón mientras la sostenía como una frágil taza de té. Yo era una estudiante de primer año de enfermería joven y con los ojos muy abiertos asignada a enseñar cuidado de recién nacidos. Me invitaron a abrazarla mientras escuchaba a su madre contar la historia de su nacimiento.

Había estudiado el trabajo de parto y el parto en el aula, pero no estaba preparada para esta dulzura en mi corazón. Ese día salí del hospital como una persona diferente. Había encontrado mi verdadera vocación. Estaba decidida a trabajar duro, buscando el conocimiento y las experiencias más gratificantes para poder ser la “mejor” educadora de partos.

También creía que cuanto más lograra académicamente, más valioso sería para mi profesión. Quedé atrapado en el "yo" y perdí el contacto con la conexión del corazón. Cuando no lo logré, fui duro conmigo mismo. Creí erróneamente que otros medían mi valía.

Muchos años después, conocí a un maestro talentoso y sabio. Sue me contrató y me guió como enfermera de salud comunitaria y educadora de partos. A pesar de sus muchos años más de experiencia, ella me invitó a criticar su plan de estudios de educación para el parto y siempre agradeció mi conocimiento. Lo más importante es que nuestra relación me enseñó lo que no me enseñó la descripción del trabajo: el arte de la autocompasión.

La Dra. Kristin Neff, profesora de autocompasión e investigadora argumenta en su artículo “Autocompasión, autoestima y bienestar” que “La autocompasión implica tratarse a uno mismo con amabilidad, reconocer la humanidad compartida y ser consciente al considerar los aspectos negativos. de uno mismo "(Brújula de psicología social y de la personalidad, 2011, pág. 1).

Como profesionales del parto, practicamos la bondad.

Construimos puentes con los profesionales y nuestros socios comunitarios. Nos esforzamos por lograr una práctica basada en la evidencia para empoderar a las familias. Vivimos en un mundo donde Internet y las redes sociales nos brindan oportunidades para conectarnos entre nosotros, pero también para desconectarnos de nuestras vidas. Seguimos nuestra pasión; sin embargo, ¿somos amables con nosotros mismos en el camino?

Al reflexionar sobre mi propio trabajo como educadora de partos, puedo pensar en momentos en los que no he sido amable conmigo misma, específicamente cuando he recibido evaluaciones “negativas” de los estudiantes. En momentos como estos, es fácil para mí perder el rumbo. Entro "adentro" y empiezo a cavilar sobre lo que he hecho mal y lo que podría haber hecho mejor. Encuentro todos mis defectos personales y vivo allí. Me imagino quién es el alumno cuando la evaluación es anónima y qué les están contando a otros alumnos sobre mí. ¡La historia que fabrico puede ser muy creativa! Mi autoestima está herida y me siento menos valioso para mi profesión.

Uno de los aspectos más desafiantes y necesarios del papel del educador de partos son las evaluaciones de los estudiantes. No podemos evitarlos. He intentado.

Hoy practico la autocompasión como punto de partida. Aspiro a tratarme con la misma amabilidad que extiendo a mis alumnos.

La Dra. Kristin Neff nos enseña que "la autocompasión debe proporcionar la seguridad emocional necesaria para verse a sí mismo con claridad, de modo que pueda identificar mejor las áreas necesarias de crecimiento y cambio" ("Autocompasión y bienestar psicológico", Constructivismo en las Ciencias Humanas, Vol. 9 (2), 2004, p. 30).

El diálogo interno negativo no cultiva la sabiduría.

A lo largo de los años, he adaptado mis propios rituales de "bondad personal" para esos momentos como las evaluaciones de los estudiantes. Como me recuerda CAPPA, "las mujeres necesitan apoyo y estímulo para reconocer la sabiduría interior que brindan sus cuerpos" (Manual de CAPPA CBE 2017, pág. 17). ¿Cómo puedo apoyar y alentar a las familias si no reconozco la misma sabiduría interior que proporciona mi cuerpo?

Al final de la clase, ahora reflexiono sobre mi propósito como educador. Después de que todos se han ido, me tomo unos momentos. Encuentro un espacio seguro. Me siento en silencio, cierro los ojos y respiro en mi corazón. Practico una meditación de bondad amorosa, enviándome calidez a mí mismo ya mis alumnos.

A veces, necesito escuchar la voz de otra persona. Escucho la relajante meditación guiada de bondad amorosa de Nancy Bardacke. Ella me recuerda cada vez que una vez fui "un bebé que crecía en el vientre de mi madre". Se me anima a "abrazar" mi corazón con tanta ternura como abrazaría a un bebé recién nacido (Parto consciente: entrenamiento de la mente, el cuerpo y el corazón para el parto y más allá, CD, Nancy Bardacke, 2012).

Después de este tiempo de estar sentada, me levanto y coloco los muebles como estaban antes de la clase. Empaco mis útiles de enseñanza uno a la vez, incluido mi sobre sellado de evaluaciones, y me voy a casa.

Hay momentos en que abro el sobre y una evaluación en particular es realmente difícil. Mi pecho se aprieta. Mi crítico interior regresa y me pierdo en el tren del diálogo interno negativo. Me siento muy aislado. Los actos bondadosos conmigo mismo son aún más importantes aquí. Estos son los momentos en los que busco a personas que se preocupan por mí profundamente y comparto cómo me siento.

La autocompasión fomenta "sentimientos de humanidad común" (Neff, Brújula de psicología social y de la personalidad, 2011, pág. 4). Con autocompasión, me doy cuenta de que no soy la única educadora de partos que ha recibido una dura evaluación de estudiante.

La autocompasión es una práctica basada en la evidencia. La Dra. Kristin Neff cita ejemplos de investigación (Davidson, 2007) donde las resonancias magnéticas han mostrado cambios en la parte del cerebro que nos ayuda a tomar perspectiva (Brújula de psicología social y de la personalidad, 2011, pág. 6).

En la Conferencia CAPPA 2017, “Guiando el camino, deja que brille tu luz”, conocí a personas de diversos orígenes que sienten gran pasión por lo que hacen. Compartimos nuestras historias y aprendí que muchos de nosotros enfrentamos los mismos desafíos. También aprendí que compartimos las mismas alegrías.

Sentí una gran sensación de conexión. Sentí la alegría de aprender dentro de un círculo de profesionales solidarios y compasivos.

La investigación de la Dra. Kristin Neff afirma que la práctica de la atención plena también es un componente muy importante de la autocompasión (Brújula de psicología social y de la personalidad, 2011, pág. 29).

No quiero perderme los pequeños pero ricos momentos de clase en los que la sonrisa de una madre afirma lo que ha aprendido. No quiero malinterpretar los comentarios sobre mis evaluaciones. ¡Quiero aprender de todos estos momentos! Mi crecimiento proviene de cómo les respondo.

La Dra. Kristen Neff propone que la autocompasión es "una forma de responder al misterio de quiénes somos". (Autocompasión, autoestima y bienestar, brújula social y de personalidad, 2011, pág. 9).

¡Sea consciente de ese misterio!

Referencias:

  • Asociación Profesional de Parto y Posparto (2017). “Convertirse en un educador sobre el parto”, pág. 15-20, Manual del educador sobre el parto de CAPPA.
  • Neff, KD (2004). "Autocompasión y bienestar psicológico", Constructivismo en las Ciencias Humanas, Vol.9 (2) pág. 27-37.
  • Neff, KD (2011). "Autocompasión, autoestima y bienestar", Brújula de psicología social y de la personalidad 5/1, p.1-12.

Shelley Langmaid

Facultad BN, CCCE, CAPPA

Shelley es madre de tres hijos y lleva dos décadas impartiendo clases prenatales en New Brunswick. Desde que comenzó su formación en obstetricia como parte de su educación en la Escuela de Enfermería de Bathurst, Shelley ha tenido una pasión particular por la atención integral y centrada en la familia. Tiene una licenciatura en enfermería de UNB Fredericton y ha sido certificada como educadora de partos y formadora de educadoras de partos por la Asociación Profesional de Parto y Posparto; realiza capacitaciones en todo el Atlántico canadiense. Shelley, educadora de Roots of Empathy, fue a escuelas con padres e infantes para enseñar a los niños en edad escolar sobre la empatía.

En 2007, Shelley creó el curso "Bienvenido bebé: herramientas para el viaje" en la Facultad de Aprendizaje Extendido de la Universidad de New Brunswick. Shelley, una practicante de yoga desde hace mucho tiempo y estudiante de mindfulness que ha completado la formación de profesores de Mindful Motherhood, también ha desarrollado el Programa de Embarazo, Parto y Crianza en el Iris Center, una organización sin fines de lucro en Fredericton.

Shelley y su familia disfrutan de una vida tranquila en la pequeña comunidad de Marysville, NB.

1 pensado en "Self-Compassion: “We Were All Babies Once”"

  1. ¡Guau! Poderosa Shelly, la autocompasión, aunque necesaria, también ha sido difícil para mí. Sin embargo, aprender a ser consciente me ha recordado la necesidad de la autocompasión. Realmente aprecio que comparta sus pensamientos y su viaje. Es muy útil para los demás. Espero verte en la conferencia de este año.

Los comentarios están cerrados.

Vuelve al comienzo