Guiando el camino juntos - Una palabra de Lansinoh

Presentado por: Lansinoh

Tenía veintiocho años y estaba embarazada de mi primer hijo. Sabía sobre la lactancia materna, ya que había visto a mi madrastra y a mi cuñada amamantar antes. Sin embargo, no estaba segura de lo que me esperaba después de tomar la decisión de amamantar por mí misma. Estaba emocionado y asustado, nervioso y ansioso. Todavía no estaba trabajando en el campo de la lactancia. Pero lo hice. Lo hicimos. Y cambió para siempre mi destino y el camino de mi vida.

Cuando me convertí en madre, acepté el hecho de que sería abrumador y fuera de mi control en muchos puntos y así fue como rompí y cambié mi destino. No pude y no lo hice solo. Nunca podría haber comenzado y continuado amamantando sin la ayuda de tantos y eso incluye, en gran medida, a los proveedores de atención médica que me ayudaron a comenzar y superar los desafíos cuando los encontré. Tuve suerte y no tuve muchos obstáculos; sin embargo, las personas a las que acudí en busca de ayuda la ofrecieron sin restricciones y con toda su atención. Fueron estas personas las que, gracias a su aliento, me ayudaron a ver que yo también quería desempeñar un papel en el apoyo, la orientación y la defensa de la lactancia materna. De esa manera, cambié mi destino. Cuando me convertí en madre por segunda vez, aunque estaba en este campo, todavía era una madre que amamantaba y también necesitaba aliento y apoyo de mis compañeros.

Escuché de muchas mamás lo instrumentales que han sido sus proveedores de atención, en las buenas y en las malas. Aquellos que desconocen los hechos sobre la lactancia materna y se desaniman; aquellos que desean más información pero enfrentan barreras para encontrar capacitaciones sobre lactancia adecuadas y accesibles; y aquellas que se han convertido en expertas en lactancia materna, han hecho de su vida enseñar a otros y son una fuerza para el cambio en la forma en que todos vemos la lactancia materna.

Lo que más importa es la determinación y la fuerza de las mamás que amamantan, que tienen la fuerza de voluntad para hacer que la lactancia funcione a pesar de los desafíos, los problemas y los detractores. Tienen el trabajo más importante de todos, ya que tienen el poder de elegir, y son los únicos que pueden tener un papel verdaderamente directo en su destino y en el de su bebé. Esto se logra apegándose a él y, a su vez, siendo símbolos de positividad para otras personas que los ven normalizar la lactancia materna.

Hay muchas fuerzas positivas en la lactancia materna para contrarrestar las negativas que existen. Al trabajar juntos en forma colectiva, todos somos parte de la normalización de la lactancia materna.

CAPPA es una organización con la que hemos tenido la suerte de trabajar desde sus inicios. Vimos y continuamos siendo testigos de una positividad y una fuerza para el cambio que sin duda sería un conducto central para la capacitación de educadores y defensores de la lactancia materna y el parto, y un apoyo para las mujeres y los bebés a los que sirven.

Las raíces y fundadores de la organización tienen similitudes con las nuestras. Necesidad de ayuda y una conexión y camaradería con una red de otras mujeres y mamás que desean amamantar y brindar a sus bebés el mejor refuerzo de la vida con leche materna. Aunque somos piezas diferentes del rompecabezas de la promoción y el apoyo a la lactancia materna, trabajamos juntos en nuestros esfuerzos para continuar el impulso de la lactancia materna. Todos mantenemos nuestros ojos en los bebés y las mamás a quienes servimos. Y, colectivamente, continuaremos abriendo nuevos caminos. Trabajando juntos, somos fuertes como un frente unido.

 

Vuelve al comienzo